Facebook cada vez más cerca de la industria de la música

Nuevamente Facebook se prepara para introducir un cambio en su algoritmo que dará mejor visibilidad a los vídeos de larga duración. Actualmente la red social considera el “porcentaje de finalización” para determinar qué videos aparecen en los feeds de los usuarios, es decir aquellos vídeos que los usuarios ven de principio a fin o casi hasta el final. A partir de ahora Facebook hará una distinción entre este porcentaje en vídeos de larga y corta duración.

Según publica Facebook en su blog: “Sabemos que mirar un vídeo largo hasta el final es un compromiso mayor que ver un vídeo corto. Por lo tanto hemos decidido otorgar un peso mayor a medida que el vídeo es más largo“. El resultado de esta modificación es que los vídeos de mayor duración podrán experimentar una mayor exposición y los vídeos más cortos pueden verse afectados.

Este cambio definitivamente beneficiará a aquellos artistas que suban sus videoclips enteros a Facebook, en lugar de subir previews o teasers enlazando a sus canales de YouTube.

Este cambio podría ser otro paso en la consolidación de Facebook como un servicio de vídeo cada vez más parecido a YouTube, considerando que también acaba de enlistar en sus filas a Tamara Hrivnak, quien hasta hace poco era la Directora de Music Partnerships para YouTube y Google Play.

En el pasado año los videoclips han ganado popularidad en Facebook, pero en su mayoría no tienen licencia lo cual ha levantado preocupaciones para los titulares de derechos. El CEO de la NMPA David Israelite indicó en una entrevista reciente “Creo que nuestra próxima batalla será con Facebook“, sin embargo en diciembre la red social anunció que se encontraba desarrollando un sistema de identificación de contenidos para frenar las infracciones de derechos.

 

 

Fuente: industriamusical.es


Así afectan las nuevas normas de monetización de Youtube a los artistas

El negocio de monetización en YouTube, permite a los artistas y creadores de contenidos ganar dinero a través de la comunidad de videos en línea más grande del mundo.

Para ser socio de ellos se debe cumplir con ciertos requisitos entre estos, como mínimo, ser el creador del contenido o tener permiso para utilizarlo comercialmente y que este sea apto para los anunciantes. Todos sabemos que el contenido que está expuesto en internet está abierto a todo público, ya sean menores de edad o adultos pero al entrar a la web se pierden las edades y es fácil encontrarse con contenido desagradable y susceptible en algunas ocasiones.

“El contenido apto para anunciantes es aquel que es adecuado para todo tipo de público. Es decir, no tiene o tiene muy poco contenido inapropiado o para mayores de edad en la transmisión de video por Internet, la miniatura o los metadatos (como el título del video). Si el video incluye contenido inapropiado, el contexto suele ser periodístico o humorístico y el propósito del creador es informar o entretener, no ofender ni impresionar”

Al parecer, YouTube pensando en su público, se preocupó por el contenido que se estaba subiendo en su plataforma, debido a que este no tenía muchas limitaciones y la comunidad muchas veces protestaba ante esto. Los cambios o mejoras resultaron ser algo molesto para la comunidad.

No se puede llegar a pensar que esto está relacionado a privar la libertad de expresar y pensar de las personas, no hay censura, solo que cada uno tiene pensamientos totalmente diferentes, algunos les gustan ciertas cosas que a los otros les molesta, YouTube solo quiso mantener equilibrada la balanza.

No se borrarán videos ni desactivarán cuentas, simplemente no se dará dinero. Si usted está en el mundo de la música y utiliza como canal de comunicación y divulgación sus videos y además se beneficia con la monetización de YouTube, debe tener en cuenta los contenidos que serán considerados inapropiados:

 

1. Contenido de carácter sexual, incluyendo desnudez parcial y humor sexual.

Una política antigua de YouTube, no necesita más explicación, por obvias razones sacar tajada con la temática sexual llega a ser muy fácil debido a la atracción que genera este tema tanto en niños como en adultos.

 

2. La violencia, incluida la visualización de lesiones graves y eventos relacionados con el extremismo violento.

Este tipo de videos circulan de manera rápida entre las otras redes sociales, llegando a afectar susceptibilidades. Es una de las políticas que sí tiene sentido, ya que es inhumano que se puedan lucrar con ese tipo de escenas. Aunque por otro lado, la difusión de estos videos (no todos) ha logrado que se haga un seguimiento por parte de las autoridades.

 

3. El lenguaje inapropiado, incluyendo el acoso, la profanidad y el lenguaje vulgar

Aquí es donde pensamos ¿Qué es el lenguaje inapropiado? YouTube tiene un cubrimiento global y lo que es normal para nosotros en otro continente puede ser grosero. Las groserías no son un lenguaje universal, además, hay que tener en cuenta que no es lo mismo utilizar un lenguaje vulgar hacia una persona para insultarla a utilizarlo para enmarcar una situación. Por esta política, los artistas que cuentan con YouTube para la difusión y reconocimiento de su trabajo ahora no se verán beneficiados con la monetización.

 

4. Promoción de medicamentos y sustancias reguladas, incluida la venta, el uso y el abuso de dichos artículos

Esta política por normal y entendible que parezca es un poco controversial, ya que en algunos países es legal lo que en otros no, un buen ejemplo de esto es la marihuana. Hay que tener en cuenta que las personas no conocen de las drogas por videos en esta plataforma. Aún no se sabe cómo YouTube regulará esto.

 

5. Temas y eventos controvertidos o delicados, incluyendo temas relacionados con la guerra, los conflictos políticos, desastres naturales y tragedias, incluso si no se muestran imágenes gráficas.

¿Quién decide lo que es controversial y lo que no? Si los cibernautas llegan a este tipo de videos es por interés de estar informados de situaciones que afectan la convivencia en el mundo actual, además este tipo de información no se presenta en los medios de comunicación tradicionales (Tv, prensa y radio) y no todos son imágenes explicitas de lo ocurrido sino experiencias de vida.

Por: Katherin Corredor N.
Foto: http://consciousreporter.com/